Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Domingo 25 de Febrero de 2024
  • Dólar: $972,77

Síguenos

Cuantificar nuestra cuaja

Este importante proceso tiene un amplio espectro de factores y condiciones que son claves de conocer para un buen desarrollo.

Rodrigo Rivadeneira, asesor de almendros y co-fundador de Trinuts.

 

Para cualquier cultivo y en especial para los frutos secos, no todos los años son iguales. La clásica pregunta es, ¿cómo está la floración?, mientras que a los seis meses los productores y el mercado presta completa atención a lo que sucede en el norte. Mientras que se origina la duda, ¿cómo está California, alguna novedad?

La relevancia de este sector del mundo marca pauta, ya que el mercado rige sus precios en California, Estados Unidos, como los mayores productores de almendras del mundo.

En esta agricultura de precisión cada vez necesitamos evaluar y medir más cosas para tomar buenas decisiones, una de ellas es medir la cuaja, sí, algo tan simple como saber cuántas de nuestras flores son frutos y llegan a cosecha.

Ahora nuevamente miramos a California, por clima California tiene mejores condiciones de temperatura en la floración del almendro lo que los lleva a tener mejor porcentaje de cuaja, muchas veces sobre el 30%. La temperatura es distinta en Chile, la floración tiene muy pocas horas favorables para la cuaja y eso se puede cuantificar.

Por un lado, podemos medir temperatura o grados acumulados y por otra parte el porcentaje de cuaja, ¿cómo?, muy simple midiendo flores y calculando el porcentaje que llega a cosecha, aquí se deben hacer tres mediciones:

  • 1.- Número de flores, donde marcamos nuestras ramas, se toman 12 árboles por unidad a medir los cuáles se le marcan 4 ramas a cada árbol, una de cada dirección de los puntos cardinales, para luego seleccionar una sección de la rama de un metro y contar las flores. Se recomienda contar en botón e inicio de floración para que resulte mas fácil.
  • 2.- A los 45 días se cuenta la cuaja inicial, es decir cuántos frutos tenemos antes del aborto.
  • 3.- A continuación, se llega a la cuaja final, 100 días después de la floración. En este período ya hubo regulación de carga o aborto, también le llamamos retención de fruta.

Rodrigo Rivadeneira, co-fundador de TriNuts y Asesor de Almendros señala que no necesariamente un gran aborto es sinónimo de baja producción. “Una buena producción parte con una buena oferta floral, ya que puede haber una buena oferta con un porcentaje inferior de cuaja y aún así tener una buena producción. Por lo tanto, el foco va siempre en una buena oferta floral, lo que significa buen estado del huerto y buena taza de reposición de dardos (flores)”, enfatiza.

En el seguimiento de las últimas dos temporadas se puede atisbar una campaña 2020-2021 con poca oferta floral y buena cuaja, en tanto, la campaña 2021-2022 se divisa con una óptima oferta floral y un porcentaje bajo de cuaja. Cabe señalar que ambas campañas no fueron de las mejores producciones de este cultivo.

Porcentaje de cuaja, mejor calibre

En la campaña 2021-2022 antes mencionada, existió un porcentaje inferior de cuaja inicial debido a las temperaturas en floración, esto trajo como consecuencia una baja producción. La explicación de esto radica en que el dardo, que es elemento productivo, cuaja menos frutos lo que hace que la competencia de frutos dentro de un mismo dardo sea menor, es decir, que no hay un aborto posterior que sería lo equivalente a otro frutal cuando raleamos para obtener mejor calibre, en el caso del almendro este raleo lo determina el porcentaje de cuaja por lo que consecuentemente en este caso se obtiene un mejor calibre.

Si por el contrario, tenemos un alto porcentaje de cuaja, transcurrirán entre 80 a 90 días, en los cuáles el dardo alimentará un fruto que finalmente va a abortar, lo que equivaldrá a un raleo tardío.

Todos estos puntos son la clave del éxito, alto porcentaje de cuaja y buen calibre, la ecuación buscada perfecta quedaría en:

Oferta floral x % de cuaja x peso del fruto

“Hacia esto debemos trabajar, que es la condición y el estado del huerto, pero siempre estaremos ceñidos en mayor o menor punto al clima y condiciones de temperatura durante la cuaja, como a su vez también lo son las abejas”, indica el asesor de almendros.

Noticias Relacionadas

Noticias Relacionadas

92f17aa8-52fb-4f53-9292-d625b9810f14
Vivero Austral: 20 Años de Innovación en el cultivo y comercialización de castaños en Chile
23500862-6265-426a-8e7b-5efbd5e06d55
Incremento de humedad podría elevar la presencia de Peste Negra en huertos de nogales en la zona central
IMG_3510
Precisión y durabilidad de las líneas de riego Netafim para un resultado óptimo en tu cultivo de almendro
Investigador-INIA-Marcel-Fuentes_
Sistema predictivo de sequía agrícola de INIA confirma buenas noticias para el periodo estival 
IMG_8740
¿Cuán decisiva es la poda en avellanos?